sábado, 26 de octubre de 2013

¿Canagliflozina en The Lancet? ¿Qué hace una chica como tú en un lugar como éste?

Hace un mes me sorprende The Lancet con un trabajo de un nuevo medicamento de un nuevo grupo de agentes terapéuticos para la diabetes tipo 2. Tras el desarrollo científico y la comercialización de la dapagliflozina por Bristol-Myers Squibb en asociación con AstraZeneca, bien poco ha tardado Janssen en vestir de largo a su propio inhibidor del cotransportador 2 del sodio-glucosa (SGLT-2). 

Les dejo a ustedes una lectura crítica del trabajo, aparecido en The Lancet el 14 de septiembre. Dejo para gente estudiosa o de impresionantes CVs que les deslumbrarán en eventos, simposios o saraos si esto es el no-va-más o es un "me-too". A mí me empieza a oler a familia nueva como fueron en su día las estatinas, los priles o los artanes - pero sin su gran evidencia de respaldo -. Más bien me va sonando a las gliptinas. Explotemos al 7% de la población con diabetes tipo 2 conocida y en ascenso. Pero ustedes juzgan. Ya lo dije en la entrada del otro día: cápsula roja o cápsula azul.

Cuando uno se va a un abstract, puede ver muchas cosas. En mi época, The Lancet era una gran revista. Algo reservado para los grandes estudios epidemiológicos o los ensayos clínicos relevantes, con repercusión sobre end-point clave, robusto. Me sorprende ver aquí publicado un ensayo en fase 3 que debería haber quedado - en todo caso - para Diabetes Care. O The Lancet ha caído o los de Janssen tienen mucho dinero. Es lo mismo, más o menos.

Si quieren luego entrar en la variable de eficacia principal, les resumo el dato (corto y pego: For lowering of HbA1c at 52 weeks, canagliflozin 100 mg was non-inferior to glimepiride (least-squares mean difference –0·01% [95% CI –0·11 to 0·09]), and canagliflozin 300 mg was superior 
to glimepiride (–0·12% [–0·22 to –0·02]). O sea, que la maravilla más maravillosa de la ciencia actual a la dosis superior al fin del ensayo te da una ventaja tan estupenda como una décima de punto de HbA1c, poco más o menos. 

Pero el redactor del artículo no se queda ahí. El hombre analiza su resultado en el apartado conclusiones y dice: "Canagliflozin provides greater HbA1c reduction than does glimepiride, and is well tolerated in patients with type 2 diabetes receiving metformin. These findings support the use of canagliflozin as a viable treatment option for patients who do not achieve sufficient glycaemic control with metformin therapy." Y se queda más fresco que una lechuga, el tío. Que la enorme ventaja demostrada da una opción viable - seguro que económicamente -.

Cuándo yo era pequeñito, todo artículo en revista de prestigio venía acompañado de un comment de más prestigio todavía que venía a poner al gaché en su sitio. Y aquí no falta. Pero se echa de menos la caña necesaria a artículos de este tipo. Los comentaristas se pierden en disquisiciones filosóficas acerca de la glucosuria y titulan su comentario "convirtiendo los síntomas en tratamiento". Pasear por los cerros de Úbeda. Pero no entrar al trapo. Como cuando un estreno teatral compra al crítico. Pues igual. ¿Dónde hay un comentario del tipo "too short an advantage for a new expensive drug"?

¿Cómo se encasquetó este trabajillo en The Lancet? ¿Qué referees pasaron esas conclusiones sin decir ni mu? ¿Quién eligió a los comentaristas? ¿Cómo se concertó el comentario para hurtar la mayor?

Pues el problema no es puntual. En el número que acaba de salir de The Lancet hay un artículo de linagliptina. Seguimos transmitiendo. Conecten, si gustan del desasosiego.

Te lo dije el primer día, chico: funcionas a base de resortes. Pero no sabes donde los adquiriste. Sigue al conejito... Y elige: pastilla azul o pastilla roja: te toca decidir. Enlace: http://endospanishobservatory.blogspot.com.es/2013/10/capsula-azul-o-capsula-roja-te-toca.html

@frelimpio

No hay comentarios:

Publicar un comentario